Ir al contenido principal

Entradas

Dieciséis desde los treinta. Cuento

                                                      Dieciséis desde los treinta Cuento Luis E. Marval Hidalgo Pasó frente al espejo y se detuvo. Se vio allí, reflejado, sintiéndose abrumado por lucir como una morisqueta de su anterior recuerdo, cuando no se le notaban las patas de gallo, ni la piel macilenta, ni el pocotón de arrugas, ni el color cartón viejo en su rostro, ni las canas que ahora ocultaban su recordada cabellera negra, ni los largos surcos pronunciados que enmarcaban ahora sus labios. Parecía como si los tensores que le sujetaban las carnes de la cara y el cuello estuviesen vencidos... dudó acerca de si esa imagen era en realidad él.  « ¿Seré yo? — pensó — ¡cielo santo!, ¿en qué momento entró esa catajarra de años en mi cara, en mi mirada, en mi vida? — y buscando respuestas concluyó — : Debe ser un problema de esta luz amarilla ». Pronto se dio cuenta que el cuello de la camisa le quedaba enormemente grande, pero esto no podía ser ya que no era una camisa
Entradas recientes

Tiempos de pandemia. Me 'perimetraron'

  Querida Madrina: Tenía tiempo sin escribirte. Acá en España seguimos con el tema del coronavirus y cada vez está peor para mí, pero no por el número de personas contagiadas, que sí, madrina, ha aumentado mucho, sino porque cada vez entiendo menos el idioma que hablan los periodistas y políticos acá en España. Dirás que eso es raro porque se habla castellano, pero te juro que no lo entiendo. Tenemos un idioma común que nos separa mucho. Parece que hablo enredado, pero ya te lo aclaro. Enciendes la tele y hablan de estado de alarma, estado de confinamiento, estado de excepción, estado de sitio, estado de emergencia, pero no hablan de los estados sólido, líquido y gaseoso que son los que nos enseñan en la escuela. Mencionan que vivimos la “primera ola” y “la segunda ola”, pero Madrid no tiene playas, y no sé si es que se refieren a que hacen la ola en un estadio olímpico, o que ellos, por razones desconocidas, están gozando una ola y parte de la otra o que están surfeando quién